6.29.2017

Algunos días sólo tienes que crear tu propio día soleado




Esta noche he vuelto a dormir mal y en la mañana me ha costado trabajo levantarme por el fuerte dolor de espalda que las posiciones incomodas ocasionaron cuando intentaba conciliar el sueño. Quizás fue el chirrido de los grillos quien distraía mi mente mientras me concentro, o tal vez, pudo ser el piso de madera que se relaja haciendo ruidos anormales en la noche. Recuerdo nuestro primer día en esta casa, fue muy extraño. Nos fue imposible cerrar los ojos toda la noche. Escuchamos ruidos que solo acostumbramos a escuchar en Carolina del Sur cuando dormíamos en casa de nuestra tía Claudia.  Evidentemente esa noche fue el inicio de los cambios que sucederían en nuestras vidas y a lo nuevo que empezaríamos a acostumbramos.
En la primavera renacen flores por doquier en nuestro patio trasero. Las casas de los vecinos también se inundan de flores. El verano llego con lluvia (casi todos los días), tenemos mosquitos, pájaros cantando todo el día y  ardillas caminando como juan por su casa todo el año. 
El otoño desviste a sus gigantes árboles que con frecuencia se mueven con el viento. Aparecen aves como los halcones y los búho. 
El invierno es desnudo, todo es color cafe  y en ocasiones tenemos niebla. Esta noche he vuelto a  dormido mal y me ha costado trabajo levantarme por el fuerte dolor de espalda.  Pero me levanto pintando un sol brillante y me pongo a cocinar: huevos revueltos, rodajas de tomate, rebanadas de aguacate, tostadas, salsa verde y una taza de té chai. Aunque hubiese preferido estar en cama un rato más, estiro mis brazos, respiro, siento el inicio de un nuevo día y le sonrió a la vida.

3 comments:

  1. What a great picture, and you have so beautiful hair, Marisa :)

    ReplyDelete
  2. Si llevas la sonrisa en el corazón, la vida te sonríe.
    Una foto preciosa, transmite tu sol y tu felicidad.
    Besos.

    ReplyDelete

Your comments are welcome! ♥