11.22.2015

Mujeres


Yo he visto a una mujer nacer del agua 
con el vientre cargado de promesas, 
con el mundo retozando en sus espaldas. 
He visto sus ojos que imaginan 
un fruto cayendo de su cuerpo 
rodando por veredas y caminos 
creciendo con raíces arraigadas en su pecho. 
Yo sentí en la piel la sonrisa y el presagio, 
la dulce lágrima en la explosión del universo, 
la esperanza de unas alas que se gestan 
aprendiendo a volar entre sus sueños. 
Yo he visto a una mujer 
iluminando el mundo con su vientre 
único faro que la guía 
único asidero a su presente... 
Extraña es de ser tierra la alegría 
y de un satélite amando su creciente. 
Yo he visto a una mujer nacer del agua 
con el mundo ensanchándole el ombligo, 
como dulce granada que madura, 
preparando su carne al sacrificio. 




Aída Elena Párraga

6 comments:

Your comments are welcome! ♥