January 23, 2015

Semana Ajetreada


Definitivamente, esta semana ha sido la más ocupada que he tenido! Desde el martes mi esposo y yo hemos estado de aquí para allá y de allá para acá, arreglando documentos de nuestras hijas y también documentos que él necesitaba llevar a su viaje a Nueva York. Lo bueno de todo esto, es que terminamos todo a tiempo, excepto por otros papeles que todavía no están listos, pero ese proceso lo vamos a terminar ya que él regrese de su viaje.  

Ayer por la mañana fui a dejar a mi esposo al Aeropuerto Internacional de Atlanta, salimos muy temprano de casa y tomamos un taxi a la estación de tren. Antes de llegar a la última parada del tren; recibí una llamada de la escuela donde estudian mis hijas, diciéndome que mi hija Sasha no se sentía bien, y que teníamos que ir por ella a la escuela. En ese momento, sentí una gran confusión entre ir a dejar a mi esposo hasta el aeropuerto o pasarme a otro tren para recoger a mi hija y llevarla a casa. 

Llegando a la ultima parada del tren que es la del aeropuerto, decidí dejar a mi esposo; lo abrace, le di un beso en la mejilla y le desee un feliz viaje.

Me subí al tren que me llevaba directo a casa, me puse a escuchar música en SPOTIFY por un momento. Luego me canse de escuchar música y me di cuenta de lo mucho que  extrañaba a mi esposo y de lo mucho que me hacia falta. Miré por todos lados, las caras nuevas que iban y entraban en el tren mientras yo seguía en el mismo lugar, sentada, sola. 

En ese momento, sentí como la tristeza invadía mi corazón, empezaron a rodar palabras en mi mente, que no tenían nada que ver con la situación que yo estaba pasando en ese momento, de ahí salio este poema que escribí de camino a casa. 

 La ventana del olvido

Y él miraba la ventana,
la ventana del olvido.
Lo que algún tiempo dejo atrás,
un pasado destruido.
Sus lagrimas corrían por sus ojos
al recordar corazones partidos.
Su boca mencionaba sus nombres
al sentirse entristecido.
Y él miraba la ventana,
la ventana del olvido.
Sus manos tocaban recuerdos,
que alguna vez tuvo en su nido.
Y él miraba la ventana,
la ventana del olvido.
Recordando cada instante y cada corazón herido.


En un abrir y cerrar de ojos llegue a casa, de ahí, fui a recoger a mi hija a la escuela y finalmente volví a casa a descansar después de un largo viaje en tren y una mañana muy estresada.


Muchas gracias por pasar por aquí y leerme!
M.


12 comments:

  1. Te doy la bienvenida
    a mi ventana.

    Un abrazo

    ReplyDelete
  2. Beautiful images dear Marisa, I am sorry you have had such a busy time, it is sad when you cannot be in two places at once, I hope your daughter will be fine.
    Your poem is lovely and heartfelt.
    hugs
    xoxoxo ♡

    ReplyDelete
    Replies
    1. Hi dianne, She is feeling better now. Thank you so much for your concern.
      hugs

      Delete
  3. Una serie preciosa , de esas pequeñas cosas cotidianas que significan mucho.
    Me he enamorado de la primera fotografía, puesto que mi alias es Parisina.
    Un saludo Marisa.
    Parisina.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Muchas gracias Patricia! Me alegra que te gusten mis fotos.
      Saludos!
      Parisina.

      Delete
  4. Las separaciones siempre dan tristeza Marisa. Espero que ya estès más tranquila.
    Peciosa palabras.
    Me llevo tu enlace para seguirte;)
    Un beso.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Así es, Laura. Muchas gracias por pasar por aquí y dejar tu comentario!
      Un beso.

      Delete

Your comments are welcome! ♥