3.06.2013

Compartiendo palabras



Quizá sea este el momento donde he aprendido a conocer muchas cosas sobre el mundo y sobre mi misma. He llegado a un cierto punto, donde vuelvo a tener el control de mis pensamientos en el momento que decidí aceptar mis defectos y los de los demás. Mi experiencia me ha enseñado que "no hay nadie sin defectos". Una frase dice: Nuestras virtudes y nuestros defectos son inseparables, como la fuerza y la materia. Cuando se separan, el hombre no existe.

Si bien el camino de la superación personal no es fácil en ninguno de sus tramos, unos de los más arduos es el que nos exige aceptar a los demás tal como son. Esto es así por que a todos en general nos gustaría que los demás fuesen copias exactas de nosotros mismos.   

Para mi es muy importante vivir en armonía con los demás y si en algo he fallado lo unico que puedo hacer es aceptar mis errores, aprender de ellos, ofrecer una disculpa cuando tenga que hacerlo y aceptar las disculpas que alguien me da de corazón.  

Y para terminar quiero compartir con ustedes este mensaje que recibí hace unos días atras y me ha servido de mucho.  


Vive, y convive. Ese es el secreto.  






4 comentarios:

  1. Heerlijk om dit ook eens van een ander te horen.

    ResponderEliminar
  2. Estoy convencido de ello...ese es el secreto, respeto por la vida.
    Sensacional este recorrido por tu blog.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Your comments are welcome! ♥